Villadangos La Urba El Polígono   Villadangos al día
 
 

 

Mi protesta

En vigilancia
   
Yo propongo Noticias y comentarios
   
 

 VISITA EL FORO DE LA PLAZA DE LAS TAPIAS

 

Reporteando.  MARZO - ABRIL 2009

 
 


LA ESTACIÓN DE VILLADANGOS

Villadangos cogió el tren del progreso a principios del S. XX

 
  Posiblemente nunca se ha reconocido suficiente el importante papel que La Estación ha jugado en el desarrollo económico y social de Villadangos. La estación fue el cordón umbilical de Villadangos y de los pueblos de alrededor con el progreso, con el desarrollo, con la "otra" pujante sociedad no agrícola que impulsó la economía de la zona y las mejoras en la agricultura. La Estación nació de la mano del siglo XX. Es hija del hierro y del revolucionario invento de la máquina de vapor. Fue protagonista del desarrollo durante la primera mitad del siglo. Fueron cincuenta años de actividad comercial e industrial, de prosperidad económica al lado del tren, mientras 2 km más allá el Villadangos agrícola se mantenía más bien en la escasez y en las penurias del cultivo de un campo seco y pobre.  
 

 
  Llegan los colonos - Llega el progreso
Es curioso, pero entre las familias que poblaron la Estación, entre los que allí montaron sus negocios, no hay ninguna familia de Villadangos. Todos llegaron de fuera. Vinieron de Carral, de Chozas, de Villar, de Villanueva, de Alcoba, de Veguellina... Sabían que el paso del tren significaba progreso, dinero y futuro, y no querían dejar pasar ese tren por sus vidas sin subirse a él. La gente de Villadangos, nuestros abuelos, bisabuelos o tatarabuelos prefirieron seguir mirando al cielo, esperando las "otras" estaciones y la lluvia. Esa ha sido siempre la mentalidad conservadora del hombre del campo. Remigio Cabero, procedente de Carral, creó la primera industria de Villadangos aprovechando su producto agrícola más abundante, la paja. Más tarde Sergio Llamas, el almacenista de Villanueva, conectó la ribera con los productos y novedades del mundo industrial que se movían por los caminos de hierro, a través de la estación de Villadangos. Hasta 400 carros llegaron a circular  Leer más...
 
 

La primera casa de La Estación: una cantina
Dicen que un almacenista de vinos de algún lugar cercano a León, olfateó enseguida la oportunidad de negocio que el trasiego viajeros, conductores de carros y comerciantes varios le ofrecían ante la necesidad de refrescar sus gargantas y favorecer la conversación e intercambio de información en torno a una jarra de vino mientras esperaban la llegada del gran caballo de hierro. Leer más..

Allá por los años 40...
la modernidad estaba en La Estación, el ambiente estaba en La Estación, la movida estaba en La Estación, el dinero estaba en La Estación.
Cuentan las mujeres, que los chicos interesantes estaban en La Estación.
Dicen los hombres, que las chicas guais estaban en La Estación. Leer más...

La fábrica de fundas
Después de aquel almacenista de vinos que abrió la primera cantina en la primera casa de la Estación, otras familias se fueron estableciendo buscando una vida mejor. De Carral llegó Remigio Cabero con su familia y construyó una fábrica de fundas de paja conociendo la demanda de las bodegas de Jerez para proteger sus botellas de vino. Bueno, en realidad yo no sé de dónde venía Remigio Cabero (que, por cierto, era mi bisabuelo) ya que era un auténtico trotamundos. Nació en Carral, sí, pero se enamoró de mi bisabuela en Écija... ...Leer más

Empresas y negocios familiares
La Compañía Leonesa de Exportaciones Agrícolas, C.L.E.A. daba trabajo a unos 25 obreros en la Estación y llegaba a cargar hasta 4 vagones de 18 toneladas al día...Leer más

Los trabajadores del tren
El tren, desde 1866 pasaba por su camino de hierro y los lugareños lo miraban entre atemorizados y fascinados. Veían pasar mercancías y personas. Pero cuando el tren decidió parar en Villadangos...Leer más

Aportaciones y matizaciones de Julián y Ángel Cantero

 
    
    
 

 

 

Villadangos del Páramo

  Era páramo. Ya no lo es; tiene agua. Era agrícola. Ahora también tiene industria y servicios. Su gente disminuía; ahora llegan nuevas gentes. Es un pueblo hacia el futuro. Villadangos va a más y éste es su empeño:  
 

Villadangos a +

 
  Félix Delgado 
 
felix@villadangos.net